lunes, 21 de enero de 2019

LA HISTORIA DE ESPAÑA EN 100 PREGUNTAS - Luis E. Íñigo Fernández





La Historia de España es una de las más ricas y antiguas de Europa. Un buen número de pueblos, desde Fenicios a musulmanes, han creado un hilo temporal de lo más emocionante y rico lleno de hitos culturales, políticos o bélicos que muy pocos pueblos del mundo han conseguido tener. Nuestra historia se puede leer como una novela, con personajes buenos y malos, grandes aventuras a través de los siglos, y victorias y derrotas que dejan muchas veces sin aliento a cualquier lector. Pero lo que prometen ser horas y horas de entretenimiento y conocimiento sin límites, por desgracia, en la actualidad, suele ser descuidada (cuando no manipulada) por mucha gente provocando por tanto el desconocimiento o aborrecimiento, sobre todo, en la juventud. Así que para atraerlos y engancharlos de nuevo a una de las mayores gestas de la historia universal les traigo un libro escrito por el historiador Luis E. Íñigo Fernández titulado La Historia de España en 100 preguntas que hará las delicias de, o bien los que se acercan por primera vez a nuestros hitos históricos o bien para quienes quieren afianzar momentos inolvidables de nuestro pasado.
Como si Íñigo Fernández tuviera un grupo de seguidores junto a él, al estilo de los diálogos peripatéticos, el libro está estructurado en continuas preguntas y respuestas que suelta al lector y responde ciñéndose de manera fiel a una línea temporal desde la época prerromana hasta el final de la Transición española. Como se verá un buen número de siglos y milenios contemplan a cualquier lector que abra sus páginas. Preguntas pertinentes y respuestas acertadas sucederán de manera didáctica desde la Hispania romana, pasando por los numerosos reinos medievales, la deslumbrante cultura árabe, las grandes aventuras de los conquistadores allende los mares, el brillo del Siglo de Oro, la racionalidad de un siglo que vaticina los vaivenes del XIX, y un tiempo de hierro que fue el XX con su guerra civil, los años de plomo de la dictadura y el advenimiento de una nueva esperanza llamada Transición. Puede ocurrir que en algunas preguntas sepamos ya contestación, pero a cambio, trufada junto a ellas, encontraremos otras que nos sorprenderán y que más de una vez ya nos hayamos hecho. A mí por ejemplo algunas respuesta  han hecho que se me afirmaran ciertos datos que creía ya conocer.
El estilo de La Historia de España en 100 preguntas, como ya he comentado antes, es didáctico a la vez que riguroso, muy entretenido a veces convirtiendo este trabajo en una herramienta esencial para cualquiera que se quiere acercara a nuestra historia. Se lee, verdaderamente, como una novela. Os la recomiendo.

sábado, 19 de enero de 2019

EL BIGOTE DE HITLER


Si uno observa una fotografía de Hitler durante la Primera Guerra Mundial se dará cuenta enseguida que en aquellos años el dictador alemán no llevaba su famoso bigote en forma de cepillo. Al revés, era más frondoso llegando incluso a tener hasta puntas. Pero algo debió de pasar durante el conflicto para que Hitler se lo recortara hasta quedarlo un poco más grande que la yema de un pulgar. Este enigma nos lo cuenta uno de sus correligionarios en aquellos años llamado Alexander Frey quien asegura en unos escritos que a la hora de ponerse las máscaras antigás la dimensión del bigote impedía a Hitler colocársela de manera adecuada. Así pues uno de los oficiales le ordenó que se lo recortara todo lo que pudiera. Y así lo hizo, quedándole una mota de pelo encima del labio superior. ¿Quién iba a decirle que años después aquel bigotito iba a hacer furor entre sus admiradores? De todas maneras el nuevo estilo de bigote no le impidió quedarse casi ciego en 1918 durante un ataque de gas mostaza.

jueves, 17 de enero de 2019

UNA OBRA DE ARTE “BÁRBARA”


El Baldaquín de San Pedro, situado frente al altar mayor de la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano, con sus abigarradas columnas forjadas en bronce macizo, es una de las grandes obras maestras del barroco creada por los arquitectos Bernini y Borromini. Fuera o no casualidad, el papa Urbano VIII, que pertenecía a la familia del primer arquitecto,  mandó expoliar las planchas de oro que había en el Panteón de Roma con el fin de decorar  los más de 28 metros que mide el baldaquín. Los romanos se sintieron bastante indignados por esta decisión ya que este monumento es uno de los más queridos de la ciudad debido a su antigüedad y a su simbolismo. De ahí que acuñaran la siguiente frase: “Lo que no hicieron los bárbaros lo hicieron los Barberini”.

miércoles, 16 de enero de 2019

¿DE DONDE PROVIENE LA PALABRA LINCHAMIENTO?


Un linchamiento es un acto que se realiza fuera de la ley en el que una persona tras ser arrestada, es ejecutada, normalmente rodeada de una muchedumbre enfebrecida, sin un juicio previo. Los linchamientos se llevan a cabo por diferentes motivos pero los más comunes suelen ser por cuestiones racistas, religiosas o políticas. El origen de esta palabra hemos de buscarla en la llamada Ley de Lynch, creada por el hacendado y revolucionario Charles Lynch (1736 – 1796) quien durante el proceso de independencia que vivió Estados Unidos al separarse del Reino Unido mandó ejecutar a una partida de lealistas sin juicio alguno. Según parece los primeros ahorcamientos se realizaban de la siguiente manera: tras capturar al reo, se le hacía montar a caballo y se le llevaba debajo de la rama de un árbol. Le ataban las manos a la espalda y le pasaban la soga por el cuello, pero en vez de incitar al caballo para que saliera a la carrera lo dejaban en aquella posición. Después de un rato el animal, acuciado por el hambre y la sed, comenzaba a alejarse poco a poco dejando que el reo fuera cayendo hasta que se ahorcaba. De esta manera los que habían perpetrado el linchamiento sentían que sus conciencias quedaban tranquilas al pensar que ellos no habían ejecutado al acusado sino que había sido el propio caballo el que había realizado toda la operación.

martes, 15 de enero de 2019

LOCO COMO UN SOMBRERERO


Uno de los personajes más icónicos de la novela Alicia en el País de las Maravillas, escrita por Lewis Carroll, es el histriónico Sombrerero Loco. Lo vemos hacer de las suyas durante la increíble merienda que ofrece a Alicia junto a la liebre de Marzo y el lirón o incordiando a la Reina de Corazones en el juicio que hace ésta a la protagonista. Pero ¿por qué este personaje esta tan loco? Lewis Carroll se inspiró en la costumbre que tenían los sombrereros de la época de utilizar mercurio para fabricar sus sombreros. Hacía siglos que estos artesanos usaban distintos tipos de sustancias para quitar el pelo a la piel de los animales, como por ejemplo la orina de camello, pero por el tiempo que vivió Lewis Carroll éstos preferían usar mercurio ya que creían que era más efectivo. De lo que no se daban cuenta los sombrereros es que el mercurio es un producto tóxico, mortal para el cuerpo humano, que usado en talleres pequeños y mal ventilados  pueden causar trastornos psicológicos que con el tiempo pueden conducir a la muerte. Estos artesanos inspiraban de continuo los vapores del mercurio ocasionándoles  temblores, agresividad y cambios de humor tendentes a la depresión (llama la atención que, en cambio, el Sombrerero de Alicia en el País de las Maravillas tenga una actitud un tanto diferente y extrovertida) Lewis Carroll conocía una fábrica de sombreros en la localidad de Stockport y por ello sabía de unos cuantos de estos artesanos que sufrían temblores, cambios bruscos de humor y perdidas de la noción del tiempo. Lo más seguro que de este conocimiento se inspirara para crear al inmortal personaje del Sombrerero Loco.