lunes, 4 de febrero de 2013

LAS CARTAS DE SHERLOCK HOLMES



Hay veces en que un personaje literario, debido a la fama internacional que adquiere, salta de las páginas de su propio libro, y casi se convierte en un personaje real, de carne y hueso. A lo mejor les puede parecer un poco exagerado, pero seguramente si preguntan sobre D'artagnan, Robin Hood, Robinson Crusoe, o Quasimodo, por ponerles algunos ejemplos, más de uno dudará y te puede asegurar que han existido. Pues lo mismo le ha pasado a nuestro protagonista, el gran detective consultor Sherlock Holmes. Están los libros de su creador Arthur Conan Doyle (1859 – 1930), un buen número de películas, guías turísticas para visitar los lugares que pisó junto a Watson, ensayos científicos sobre los métodos utilizados en sus pesquisas por medio mundo, e incluso biografías apócrifas sobre su vida.

Todo un mercado en el que no podían faltar tampoco noticias del más allá, pues nada más morir Conan Doyle la casa donde vivió el escritor fue rebautizada con el nombre de 221B de Baker Street. En la actualidad este edificio fue comprado por una empresa privada la cual atiende diariamente la correspondencia que recibe el detective de sus fans o personas que desconocen que es un personaje literario y solicitan que les resuelva arduos y complicados casos policiales.