viernes, 30 de marzo de 2012

STALIN, EL TIRANO ROJO, de Álvaro Lozano



Ha llegado el momento en que uno va invitado a la casa de Stalin; y cuando se está allí sentado frente a él, piensa uno si dormirá en su casa o dormirá en la cárcel.
(Comentario de Bulganin a Khruschev en 1938)

El siglo XX además de haber sufrido las dos guerras más calamitosas de toda la historia universal y donde más sangre se ha vertido por la locura de los hombres, también es conocido como la época de los regímenes totalitarios más férreos y oscuros que han existido, claramente distinguibles porque varios de  ellos han sido encabezados por tres  nombres que han quedado impresos en las páginas de la historia de manera eterna para glorificación de sus seguidores y desgracia de sus contrarios políticos, a saber: Adolf Hitler, Francisco Franco o Iosif Stalin. En el caso que ocupa esta humilde reseña nos hemos de centrar en este último, encarnado en la figura de un grueso y corpulento ruso, de origen georgiano, que a base de inteligencia, determinación de hierro y supresión de enemigos de manera violenta supo encaramarse al poder de uno de los grandes potencias mundiales que han existido en la faz de la tierra: la Unión Soviética. Este hombre que con su nombre dio forma a una idea, a una nueva política representada en el estalinismo, es objeto de estudio en la nueva obra del afamado escritor Álvaro Lozano, Stalin, el tirano rojo, que nos acerca de manera biográfica a la personalidad del aquel joven que desde su pequeña Gori soñó alguna vez con unificar todas las regiones de la Gran Rusia bajo su dura mano de dictador omnímodo.

Si observamos algunas de las cientos de fotografías que se le hizo durante toda su vida, en la gran mayoría de ellas podemos ver a una persona que se aleja mucho de la forma que siempre ha tenido o se ha imaginado de un dictador en potencia. Pero esa imagen de padre bonachón no ha de engañarnos y llevarnos a ideas falsas pues bajo esas formas osunas y toscas, podemos entrever unos ojos que demuestran una inteligencia decidida y práctica alejada de cualquier juego floral de la intelectualidad revolucionaria. Toda su personalidad y psicología interna ha sido estudiada por numerosos expertos en materia histórica, siendo Álvaro lozano uno de los estudiosos que más han penetrado hasta la última fibra de su interior más denso. El autor nos enseña en este libro toda la vida de Iosif Vissarionovich Stalin (Dzhugashuili en su infancia y juventud) desde su nacimiento en Georgia el 6 de Diciembre de 1878 hasta su muerte a mediado del siglo XX, el 5 de Marzo de 1953. Como muy bien dejó escrito Winston Churchill en 1959 cogió una Rusia con arados y la dejó equipada con la bomba atómica, la vida de Stalin no es la narración de un solo hombre perdido en el devenir histórico sino también la narración del periplo vital de un país que pasó de ser una gran extensión de tierra en donde a principios del XX todavía había personas que malvivían como esclavos en manos de terratenientes, a ser una superpotencia que llegó a enviar a un hombre al mismísimo espacio infinito. La biografía de Stalin es la biografía de Rusia, pues en cada paso que dio su Vozhd (líder) esta representado un hito de su propia historia. A pesar de que su infancia fue un tanto escabrosa debido a las relaciones tensas que tuvo con su padre, pronto supo convertirse en uno de los grandes líderes del bolchevismo que luchaban por alcanzar el socialismo en un país donde un zar jugaba a su capricho en muchas ocasiones con un pueblo muerto de hambre. Stalin fue uno de los líderes bolcheviques revoluciones más importantes destacando en la Revolución de Octubre de 1917, hecho que le catapultó a los más altos puestos del nuevo régimen que acabaría triunfando en Rusia y que muy pronto quisieron imitar otros países en el mundo. Con tesón, pericia y algo de juego sucio en las bambalinas de la política supo llegar a uno de los escalafones de más honor en el Partido, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, cargo que ostentaría desde 1922 hasta el día de su muerte, y que a pesar de ser en ese mismo momento un cargo, aunque importante, no fundamental en el esquema comunista, Stalin lo supo usar como trampolín para conseguir el poder total tras la muerte de Lenin en 1924, y para luchar contra todos sus enemigos políticos representados en la figura del revolucionario Trotski el cual fue desterrado en 1929.



A partir de 1928, ya alcanzado el poder reemplaza la economía creada en la revolución proletaria (Nueva Política Económica) por otra idea más centralizada y por los famosos planes quinquenales que le permitieron industrializar todas las regiones además llevar a cabo el sueño de la colectivización de la economía rural. Estas nuevas políticas le llevaron a transformar a Rusia en una de las grandes potencias mundiales lo que llevaría a muchos países a tomarse a aquellos antiguos campesinos eslavos de azadón en mano con más respeto. Pero estos grandes avances del estalinismo y sus brillantes éxitos no nos han de hacer perder el norte ni cegarnos con el triunfo pues tras ellos también aparece la cara más oscura de aquel gran dirigente. Mientras el campo producía cientos y cientos de toneladas de cereal con gran aparato publicitario, y las fábricas arrojaban toneladas de material y maquinas al exterior, también millones de personas fueron obligadas a ir a campos de trabajo, ser deportadas y exiliadas al frío y olvidadizo destierro, o a ser eliminadas, como por ejemplo en la Gran Purga de 1937 donde se dio rienda suelta a la limpieza “sanitaria” de los grandes cabecillas del Ejercito Rojo eliminándolos en un gran número de ejecuciones sumarias.

Ya eliminado el peligro y extirpado cualquier germen de sedición Stalin se fija en las tierras del Oeste y para conseguir recuperar las tierras que ogaño pertenecieron al Imperio Ruso no duda en firma un pacto antinatural con Hitler, anexionándose de esta manera Finlandia, Países Bálticos, Besaravia, Bucovina o parte de Polonia. Pero estos sueños llegaron a su fin con un duro despertar pues en 1941 la dura realidad se presentó ante él con la traición del que creía su amigo europeo, Adolf Hitler, al serle comunicada la invasión de Rusia por parte del ejército Alemán:

-¡Mi coronel, nos atacan los alemanes!
-¡Eso es imposible! ¡Esta usted borracho! ¡Váyase a dormir y déjeme en paz!

Tras la conmoción inicial, aquella guerra no se convirtió solamente en un instrumento para salvar a su patria sino en algo personal. Aquellos dos dictadores no luchaban por conquistar kilómetros y kilómetros de territorio… era un conflicto entre dos concepciones de pensamiento y de sentido de la vida: comunismo contra nazismo. Aquella guerra en el frente oriental fue todo un esfuerzo titánico del Ejercito Rojo y de Stalin a la cabeza hasta conseguir la victoria en 1945 con la ocupación de Berlín y la destrucción de aquel Reich que quería reinar durante mil años.



En estos momentos, derrotado el enemigo, y a través de la diplomacia y de las ideas del propio Stalin en las conferencias de Yalta y Potsdam, el mundo queda englobado en dos bloques de apariencia antagónica separados por un triste Telón de Acero: Este y Oeste, que llevaría a una nueva guerra silenciosa y espesa llamada La Guerra Fría que aunque no fuera tan sonora ni tan sangrienta como la vivida anteriormente fue tan peligrosa y peliaguda siendo tan extrema en muchos momentos que estuvo a punto de terminar en una Tercera Guerra Mundial.

Muchas de estas crisis fueron posteriores a la muerte de nuestro protagonista en 1953 y no son narradas por Álvaro Lozano en esta obra, ya que se centra esencialmente en Stalin, su vida, obra, glorificación personal y legado. Tanto fue su impacto que todavía hoy muchos historiadores discuten sobre el resultado final de su biografía. Unos piensan que fue un gran líder que llevó a su país desde la rudeza campesina hasta convertirlo en un gran potencia, mientras que otros lo denostan aduciendo que era un tirano que llevó a la muerte a millones de personas solamente para engordar su figura ante la historia. Aun así  pesar de estas dos visiones contradictorias, nuestro autor, creador de este excelente ensayo Stalin, el tirano rojo, mediante una escritura amena y rigurosa no cae en visiones partidistas pues nos habla de ambos casos, ya que por un lado recorre toda su vida enseñándonos los grandes avances del estalinismo concernientes sobre todo a la industrialización y unión del pueblo ruso en torno a un líder fuerte, mientras que por otro nos enseña con toda crudeza cuales fueron aquellos asuntos turbios y truculentos que mancharon muchas veces su personalidad de sangre inocente, refiriéndose claro esta a los duros Gulags siberianos en donde muchos disidentes políticos e intelectuales perdieron sus vidas entre el hielo y la nieve del trabajo esclavo y los terribles asesinatos de contrarios o antiguos amigos (las cañas se vuelven lanzas, como dijo el poeta) a base de escalofriantes asesinatos como el de Trotsky en México.

Esta obra no tiene solamente el valor de ser una gran biografía equilibrada con respecto a las posturas ideológicas sino que también Álvaro Lozano sabe imprimirle una narración muy sabia y entretenida no ofreciéndonos datos y datos vitales de manera pasiva y esquemática sino una visión del estalinismo a través de sus amigos y políticos que estuvieron en su entorno, e incluso del mismo Stalin. Por tanto todos los elementos de su vida que nos ofrece el autor son de primer orden y de una rigurosidad impresionante, sin ningún tipo de controversia, lo que hace por tanto que esta biografía sea esencial para cualquier persona que desee acercarse al devenir de este hombre que desde su tierna Georgia supo fascinar al mundo con sus ideas y con el poder omnímodo que desprendía.

jueves, 29 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE LA MEDICINA, de Pedro Gargantilla Madera


Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza (…) En cualquier casa que entre no llevaré otro objeto que el bien de los enfermos, librándome de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras, y evitando, sobre todo, la seducción de mujeres y jóvenes, libres o esclavos.
(Parte del Juramento Hipocrático)

Siempre me ha sorprendido la evolución humana ya que de simples animales que consiguieron trepar a los árboles y posteriormente alzarse con la supremacía en el reino animal, consiguiendo logros como controlar el fuego e inventar la rueda, hemos llegado hasta homínidos que dominan todo un mundo computerizado y en el que hasta es posible que haga variaciones en su propio ADN. Es absolutamente fascinante. De eso no hay ninguna duda. Pero aparte de este hecho tan curioso, lo que a mí más me asombra no es la evolución en sí misma, sino cómo a lo largo de esta evolución el ser humano ha llegado a sobrevivir en el devenir de los siglos, pareciendo increíble que todavía pueble la tierra habiendo vencido a todo un sinfín de enfermedades y traumas. Sabemos que la capacidad inmunológica de los hombres es fuerte y en muchos casos impredecible, pero no habría llegado a ser lo que es si no hubiera tenido a su lado a otros hombres preocupados por su cuidado. Los podemos llamar chamanes, magos, maestros, médicos, pero les valdría mejor el apelativo de ángeles de la guarda. El libro que les traigo en esta reseña nos habla de su historia, nos habla de la eterna lucha entre la medicina y la enfermedad. Entre el bien y el mal.

Breve Historia de la Medicina, de Pedro Gargantilla Madera, editado por Nowtilus narra la odisea de la enfermedad y la salud a través de la Historia y de las personas que lucharon contra ella.  Este periplo comienza ya en plena Prehistoria en la que se produjo la aparición de los primeros «médicos»: los chamanes. La enfermedad no era algo desconocido por el hombre prehistórico sino que con sus propios y limitados medios se enfrentaron a ella, aunque se le achacara todo, debido al desconocimiento natural, a elementos mágicos y maldiciones de los dioses. Este hecho mitológico junto al fisiológico se dio durante toda la antigüedad en las civilizaciones egipcias, griegas y romanas, en las que hay que señalar también que aquí el método científico empezaba a nacer, aunque siempre a remolque del elemento sobrenatural y religioso. Aun así la inflexión a la propia medicina, el abandonar poco a poco campos que no tenían nada que ver con el hecho médico se produjo en tiempos de Roma y con la llegada de la Edad Media y el cristianismo. Aquí, en esta última etapa de la Historia es ya, poco a poco, donde la medicina es una entidad en sí misma y su devenir en los siglos. Frente a la superchería de la antigüedad se alzan en el Renacimiento los anatomistas que empiezan a esbozar nuestro cuerpo alejándose de tabús religiosos que tendrá como consecuencia que la Edad Moderna vea nacer a los iniciadores de la cirugía. Y así, de esta guisa llegamos a nuestra Edad Contemporánea donde la tecnología reina sobre nuestro propio cuerpo llegando a cumplirse auténticos milagros y verdaderos logros contra enfermedades que parecían incurables desde los tiempos más remotos en que un hombre vestido con una piel de oso y un sumerio invocaba a su dios para curar a un pobre humano en su cueva. ¿Qué nos depara el futuro genético? ¿Qué nos depararán los nuevos avances científicos en todas sus ramas? ¿Se erradicará la enfermedad y se convertirá en una pesadilla, un mal sueño, y un triste recuerdo de siglos pasados?… El tiempo lo dirá.


Una de las cosas que más temía antes de leer el libro era que la terminología me abrumase y que no me enterara de muchos asuntos, pues mis conocimientos médicos y fisiológicos son muy limitados. No soy médico, la verdad. De este doctor, Pedro Gargantilla Madera, había leído hace poco tiempo dos libros Enfermedades de los Reyes de España: Los Austrias, y Enfermedades de los Borbones, ambos publicados por La Esfera de los Libros, y tenía muy buen recuerdo de ellos y de su forma de escribir. Este libro que les reseño en estos momentos ha confirmado que mis sospechas eran infundadas y me ha confirmado a la vez que junto con los otros dos libros que anteriormente les he citado, este sigue la misma estela didáctica que aportan todos sus escritos. La lectura de este libro es muy entretenida y enriquecedora, no poniendo nunca ninguna traba en los términos médicos que obligatoriamente aporta a lo largo de la obra. Siempre que pone una palabra que sabe que no es del común de las personas novicias en este tema, al lado pone su significado haciendo que te familiarices con la terminología médica desde un principio haciéndote sentir bastante a gusto. Un libro muy esclarecedor por el que el lector viajará conociendo los grandes hitos de la medicina y a los grandes médicos que nos han hecho llegar hasta el mismo presente que habitamos ahora mismo. Veremos desfilar delante de nuestros ojos nombres como Hipócrates, Alcmeón de Crotona, Celsio, Galeno, Avicena, Miguel Servet, Andrés Paré, William Harvey, Ramón y Cajal… y así cientos de eminencias que nos dejarán asombrados con su saber y sus descubrimientos científicos.
Un libro, Breve Historia de la Medicina, que vale la pena leer alguna vez, se lo aseguro, para que descubran la gran epopeya de las personas, esos ángeles de la guarda como les decía antes, y entidades que a base de tesón y curiosidad han hecho que la medicina de la actualidad sea como la conocemos en estos momentos, a base de éxitos y fracasos, eso no lo podemos esconder tampoco, pero que han hecho la raza humana siga pisando este planeta ahora mismo. Una obra que sé que con el tiempo se convertirá en un clásico en su campo, y que les hará vibrar con la lucha que se ha mantenido durante siglos y siglos para vencer a la enfermedad.

Solamente decirles buena lectura… y buena salud.


lunes, 26 de marzo de 2012

SIRVIENTAS ASESINAS, de Marisol Donis



Las virtudes de la mujer son domésticas y con frecuencia sus grandes crímenes también y eso contribuye a que parezcan más graves, sin que lo sean en la realidad. Podrá ser más repulsiva pero no peor que el hombre y al juzgarla no debemos añadir a la monstruosidad del crimen la del sexo. (Concepción Arenal)

El cuidado de la casa y de los que la habitan es un tema tan viejo como el mundo. Sean ya esclavos en la antigüedad como modernas asistentas en la actualidad, la historia de los sirvientes dentro de nuestras paredes merece tener un apartado propio dentro del devenir del tiempo. El invitar a un extraño junto a nosotros y ofrecerle nuestro personal cuidado puede ser todo un acierto y comodidad, pero también puede entrañar unos peligros que ingenuamente desconocemos. La relación entre los criados, asistentes, sirvientas, o como quiera que se les quiera llamar, siempre ha de tener un punto de concordia y respeto pues la falta de ella y el abuso de lo segundo hace que la relación pueda acabar con éxito o en un auténtico desastre, llegándose incluso a curiosas tragedias de muerte y horror. Aunque ya no son tan comunes estos casos, a lo largo de la historia se han producido cientos de estos tristes desenlaces pareciendo que tuvieran su punto álgido en el siglo XIX tal vez debido a que la Revolución Industrial llevó una fuerte marejada de sirvientas desde el campo a la ciudad en pos de un sueño y una alegre ilusión de abandonar una dura vida de campesino que no les reportaba nada, para acabar desgraciadamente estrellándose frente a la dura realidad de que en el mundo la miseria llega también a las ciudades. Ese desmoronamiento de la fantasía acabó llevando a muchas de ellas a querer cumplir lo soñado a base de sangre y fuego. Esta triste realidad la ha plasmado perfectamente Marisol Donis en su libro Sirvientas Asesinas, publicado por la editorial Nowtilus, el cual nos ofrece uno de los episodios más desconocidos y ocultos  de nuestra historia, la relación que existió entre amos y criadas en aquel decimonónico siglo XIX y las causas que llevaron a la criminalidad a aquellas mujeres que desearon llevar una vida normal pero que el torbellino de la pobreza acabó por conducirlas desde el puro asesinato al frío cadalso.

El gran protagonista de este libro son aquellas criadas que entraron un buen día a servir a una casa por ingenuos y esperanzadores motivos de subir en la escala social con su duro trabajo o por maléficos pensamientos de hurto y homicidio, y que tuvieron la desgracia de acabar trágicamente en los calabozos para posteriormente ser abrazadas por el duro e implacable dogal del garrote vil. A través de estas páginas podemos ver de manera cronológica la historia de trece mujeres que acabaron con las vidas de sus amos motivadas por diversas causas. Algunas son más conocidas que otras, como por ejemplo la mediática Higinia Balaguer, famosa por el crimen de la calle Fuencarral, Cecilia Aznar,  o Javiera Fernández que estuvo envuelta en el turbio crimen de la calle Luna, pero en la mayoría se repiten constantemente muchos puntos en común de estas tristes damas. Comúnmente son mujeres provenientes de otras provincias o pueblos pequeños atraídas por el sueño de la gran ciudad, sea esta Madrid o Barcelona, y que entraron (muchas de ellas indocumentadas. Papel que sería necesario a partir de 1861) a cuidar personas en hogares ricos o pobres. Casi el 100% de ellas eran analfabetas o sin estudios suficientes  que al llegar a la urbe solo podían, debido a su falta de preparación, o ser prostitutas o criadas, agravándose, además, el hecho de que tampoco estaban preparadas suficientemente para asistir una casa pues en su anterior vida solamente habían vivido en la más sucia miseria. Si a esto le añadimos que en la mayoría de los casos los contratos eran verbales, sin compromiso alguno por parte de los amos, y que los abusos, fueran estos sexuales o psicológicos, estaban a la orden del día, hacia que la semilla del rencor y la ambición fueran anidando en las mentes de aquellas mujeres. De ahí al asesinato no había más que un paso, y es lo que sucedió a lo largo de aquel siglo de luchas liberales y conservadoras, pues muchos amos acabaron sus días o degollados, o envenenados o incluso carbonizados entre el fuego y el odio de las que creían que eran sus juguetes y esclavas.



Pero el libro de Marisol Donis no es solamente el relato truculento de unos infaustos crímenes sino que también es toda una obra maestra sobre la vida y sociedad del siglo XIX en España y la forma en que los españoles veían el mundo que tenían ante ellos. La autora trata de manera soberbia y directa los asuntos y delitos que asolaban la vieja piel de toro, cuáles eran las penas de muerte que existían en ese momento y las formas de aplicarla; la situación de las umbrías cárceles y la triquiñuelas por las que se regían los abogados y fiscales para inculpar o defenestrar al reo frente a la dura justicia. Gracias a esto y a su forma de narrar los hechos este relato de amos y criados es tan atractiva pues junto a la historia delictiva de aquel siglo Marisol Donis nos sumerge con hábil pluma en los mismos momentos del asesinato, poniéndonos en tensión y alerta, para posteriormente, sin descanso alguno, transportarnos a las duras sensaciones de un espectador cualquiera junto a las tablas del cadalso en donde podemos ver con embargada emoción los últimos momentos de aquellas desdichadas que por avaricia y venganza llevaron sus vidas hacia el lado oscuro del mal.

Sirvientas asesinas es un libro, les aseguro, que no olvidarán fácilmente, pues les llevará a aprender como era aquel submundo de criados donde los señores se movían con total impunidad y comprender a la vez lo que se ocultaba en la trastienda de cada hogar en el que a veces tras una sonrisa se escondía un deseo de muerte y tras cada abuso un sueño de venganza sin fecha de caducidad. Muchos de ellos no se dieron cuenta hasta el final.

sábado, 24 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE HITLER, de Jesús Hernández



Sigo el camino que me marca la Providencia, con la precisión y seguridad de un sonámbulo.(Renania, 1936)

A raíz del 70 aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial se ha producido en España un boom de ensayos y literatura de distinto género que han relanzado el estudio de todos los aspectos posibles de aquella sangrienta contienda que durante seis largos años (1939-1945) bañó a gran parte del mundo con una lluvia de sangre y muerte de dimensiones desconocidas difícil de encontrar a lo largo de la historia. Estos trabajos abarcan desde la dura contienda en los distintos frentes de batalla, sus tácticas y estrategias; el lado más humano, social y político; hasta, por ejemplo, el más trágico y desolador como fue el Holocausto Judío. Se ha estudiado hasta la sociedad cualquier aspecto destacándose actualmente las biografías de los jerarcas nazis y su relación con el entramado nacionalsocialista y su unión directa con el führer que soñaba con un Reich de Mil Años. Y es, justamente en este punto, donde se observa que desde hace poco tiempo, si se esta al tanto de la historiografía actual, se ha producido una auténtica hitlermanía apareciendo de continuo biografías que nos hablan de él en todas sus facetas. Se creía que desde la magna obra de Ian Kershaw en dos gruesos volúmenes todo estaba dicho y que sacar a la luz más estudios de Hitler era por un lado innecesario debido a la gran cantidad de ensayos y por otro redundante a la vez que temible. Pero a fuerza de parecer contrario a estas ideas, y en mi modesta opinión de humilde reseñador, creo que la aparición de estas biografías, como por ejemplo la que acabo de leer, Breve historia de Hitler, de Jesús Hernández, es necesaria pues la persona de aquel dictador es un auténtico icono no ya dentro de la historia contemporánea sino también mundial debido al gran impacto que causó. No por miedo, sino por educación es necesario conocer esta figura para aprender como fue aquella época y cuales fueron los resortes que hicieron volar por los aires a medio mundo, sino también para aprender como huir de aquel fanatismo asesino que desprendían las ideas de Adolfo Hitler.

Para escribir una biografía sobre aquel führer que quiso gobernar con puño de hierro el sueño de una Gran Alemania, es necesario tener antes unos conocimientos impresionantes sobre el siglo XX, un dominio perfecto de lo que se escribe y un compromiso fuerte con el lector para que comprenda de manera sencilla y directa como fue aquella época tan turbulenta. Es difícil encontrar un autor en el que se fundan estas características, pero por su suerte para todos nosotros, y para la editorial Nowtilus en concreto, tenemos en nuestro país un escritor de esta clase: Jesús Hernández. Con un curriculum impresionante de libros sobre la Segunda Guerra Mundial éste es el autor ideal para mostrarnos una biografía entendible y didáctica de este personaje para el gran público. Con su obra Breve Historia de Hitler, evidentemente, nos presenta el devenir vital de aquel dictador desde su nacimiento en la fronteriza ciudad austriaca de Braunau Am Inn rodeado de una familia poco convencional, pasando por una juventud un tanto turbulenta donde se alternaban momentos de fugaz burguesía junto a otros de propio abandono (aquí empezaría el joven Hitler a insertársele la idea de que el mundo era un lugar que estaba en su contra), hasta el mismo momento del estallido de la Gran Guerra (1914-1918) que significó para él una auténtica catarsis de alegría y revancha. Estas épocas son, como opinan muchos historiadores, de clasificación difícil pues nos movemos entre testimonios personales y la propia palabra de Hitler en su obra Mein Kampf, teniendo que coger con pinzas cada uno de los datos que se nos presenta. Aun así Jesús Hernández, con su grandes dotes de investigador, ilumina con maestría y da sentido común a cada dato que aporta para hacernos comprender de forma clara como fueron aquellos primero años. Esta biografía no se para aquí sino que nos lleva a la época posterior a la Primera Guerra Mundial y a la escalada política que hizo aquel joven austriaco hasta convertirse no solo en el líder de la fuerza nacionalsocialista NSDAP sino en amo de una gran Alemania que con un hábil juego de política exterior e interior consiguió anexionar grandes territorios de raigambre germánica como por ejemplo Austria en una fugaz y atrevida Anchluss. Aquí observamos a un Hitler que no ceja en su empeño en devolver golpe por golpe y ojo por ojo los reveses sufridos en la derrota alemana de 1918 (la famosa puñalada por la espada) sino también vemos a un hombre que se cree tocado por una mano divina confiando en que cualquier asunto siempre será resuelto a su favor por un destino mágico y mesiánico. La última parte del libro tiene como fondo la experiencia vital del führer en plena guerra, llamada también con gran acierto La Guerra de Hitler en donde podemos leer cuales fueron sus designios y caprichos en el manejo de la contienda, como los afrontó, primeramente con una seguridad y confianza totales en que Alemania se comería el mundo formado mediante el paso de las férreas botas de sus soldados, para posteriormente caer en una auténtica paranoia de sangre y locura homicida de campos de exterminio o la supresión de razas y personas no afines a él, incluida la irrealidad creada en el minimundo del bunker sitiado por el Ejercito Rojo, terminando su vida en un 30 de Abril de 1945 con el último tiro de aquella guerra suicida.



La gran mayoría de datos de esta biografía son bastante conocidos y reconocibles en otros ensayos, pero lo que hace de esta obra una pieza única en cualquier estantería es la forma de relatarlo. Jesús Hernández no nos ofrece una biografía árida, insulsa, con datos herméticos y fríos como duro manual de estudio, sino que la lectura que se hace de cada hoja es agradable, rápida y muy amena, pareciendo en muchos momentos que no estamos leyendo un ensayo sino una novela en la que nos muestra un vivo fresco de la primera parte del siglo XX. En cada página vemos a la persona en sí, no a la estatua fría de muchos otros libros, haciendo que disfrutemos y aprendamos de la vida de Adolf Hitler de manera apasionante. Otro de los datos, que creo haber mencionando algo más arriba, es que el equilibro de esta obra es increíble, pues el autor no cae en ningún momento en hacer continuas valoraciones positivas o negativas de forma partidista, sino que escribe con una justicia y equilibrio difícil de encontrar. Arroja luz en muchos elementos que parecen difíciles y oscuros en la vida del führer, arropándose en muchos casos de estudios actuales y un gran sentido común. Es por ello que nos encontramos con una biografía esencial y especial para cualquier lector que quiera conocer de primera mano como fue la vida de aquel hombre que estuvo a punto de llevar a la humanidad al desastre más trágico.

No quisiera terminar este humilde escrito sin dedicarle unas breves líneas a la maquetación de libro que ha hecho la editorial Nowtilus pues junto al fantástico estudio de Jesús Hernández se ha añadido de manera inteligente un aparato visual impresionante a base de fotos de época y mapas que hace que nuestros ojos vayan de continuo del texto a la imagen creándose una atmosfera de comprensión de gran calado didáctico. Y si a este aparato visual se le añaden unos apéndices sobre lugares esenciales en donde estuvo Hitler o que tuvieran alguna relación de alguna manera con él (lugares que seguramente habrá visitado el mismo autor alguna vez), junto con una clarificadora cronología de su vida, hacen de Breve Historia de Hitler una autentica joya para consultar de continuo.

jueves, 22 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE LOS MAYAS, de Carlos Pallán



Nuestro conocimiento del pensamiento maya antiguo representa sólo una minúscula fracción del panorama completo, pues de los miles de libros en los que toda la extensión de sus rituales y conocimientos fueron registrados, sólo cuatro han sobrevivido hasta los tiempos modernos (como si todo lo que la posteridad supiera de nosotros estuviera basado en tres libros de oraciones y El Progreso del Peregrino).

Michael D. Coe, The Maya

De un tiempo acá se ha venido jugando con conceptos históricos equivocados, pasando del original al conspiranoico. Desde templarios que desean conquistar el mundo junto con masones ocultos, hasta los continuos enigmas de Da Vinci para destruir la iglesia de Roma, el abanico de despropósitos es increíble. Pero el último es una vuelta de tuerca dentro de la locura colectiva que parece invade a la mayoría de los lectores: el calendario maya y su profecía sobre el fin del mundo el 21 de Diciembre de 2012. Esto es así que mucha gente se lo toma en serio preparando improvisados búnkeres en los que sobrevivir al desastre mundial. Dentro del cerebro humano no existen límites para la paranoia, por lo que se puede ver. Pero si a estos asustadizos ciudadanos les preguntamos que saben realmente del mundo Maya ¿creen que sabrán algo de su historia y podrán ilustrarnos sobre las creencias de este impresionante pueblo? Me temo que no. He aquí el por qué es necesario la publicación del tipo de libros que principio a mostrarles en esta breve reseña: Breve Historia de los Mayas, de Carlos Pallán Gayol, editado por Nowtilus.

Este libro ilustrativo y didáctico a la vez de esta cultura mesoamericana, escrito por un especialista en esta región, nos habla de la gran epopeya de una de las civilizaciones e imperios más importantes que ha habido en la historia. Junto a los incas y aztecas, grandes conocidos en España debido al descubrimiento y posterior conquista de América, la cultura Maya se alza sobre éstas como un gran faro asombrándonos al día de hoy con grandes maravillas arqueológicas. Carlos Pallán Gayol describe su mundo desde sus mismos comienzos en el periodo Preclásico hacia el 2000 a.C hasta el día de hoy. Por sus páginas observamos de manera sencilla y apasionante el devenir de este pueblo a través de sus principales divisiones como son el Periodo Preclásico Maya, en donde observamos el nacimiento de esta gran nación arrebatando increíblemente terreno a la selva, y centrándose en la agricultura y en la religión en donde destacan ciudades selváticas como Petén; el Periodo Clásico, donde aparecen nombres míticos como Palenque, Tikal o Copán; y finalmente la gran era dorada de los grandes reyes en el periodo Posclásico, o Clásico Tardío hasta su colapso coincidiendo justamente con la llegada de unos seres extraños más allá del gran Océano. El autor del libro podía haberse centrado solamente en estos periodos históricos, en el gran K´uk´ulkaan de Chichén Itzá, el Rey Pakal en Palenque, el temible Yunhkno´n el Grande, en la impresionantes pirámides que jalonan toda Mesoamerica, y su importancia religiosa y estratégica, pero ha querido ir más allá y mostrarnos que la gran civilización maya incluso después de su colapso supo seguir en el tiempo y convivir con otras culturas, llegando hasta nuestros mismos días pasando por grandes avatares hasta que desapareció el último de sus estados cuando en 1901 el presidente mexicano Porfirio Díaz ocupó su capital Chan Santa Cruz dando así por finalizada  la Guerra de Castas.



Un imperio que dominó una gran parte Mesoamérica, para que se hagan una idea cinco estados actuales del sureste de México, y países de América Central como por ejemplo Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador, no lo hizo de la noche a la mañana y sin ningún tipo de preparación. Desde sus comienzos más remotos en la esmeralda selva deslumbraron al mundo con sus Ciudades-Estados, sus grandes logros intelectuales en donde destacaron preciosas obras literarias como el Popol Vuh o el Chilam Balam, sus increíbles y portentosas obras arquitectónicas como las pirámides de Coban, Calakmul, o Tikal, su ciencia astronómica y matemática tan avanzada que podría rivalizar e incluso superar a los grandes pensadores romanos y bizantinos, su increíble comercio que llegaba a cualquier punto deseado, y su fascinante y muy preparado mundo bélico en donde sus guerreros llegaron a igualar en astucia, valentía y heroicidad a muchos mitos guerreros que conocemos en nuestro mundo occidental.

Les invito a que se adentren a través de este libro, Breve Historia de los Mayas, dentro de la selva y junto a la entretenida lectura de la obra de Carlos Pallán Gayol observen a la deslumbrante y pura luz de America Central todo el devenir de la cultura Maya, su sabiduría y misteriosa mitología, el esplendor de los reyes y reinas, guerreros y sacerdotes que vivieron en majestuosas ciudades dentro de feraces selvas tropicales, la mística que desprenden sus ancestrales jeroglíficos… y de esta manera diferenciar y discernir lo que hay de verídico y falaz de esta cultura que supo asombrar y convivir junto a los grandes imperios de la Historia de la humanidad.

Solamente me queda darles la bienvenida al universo de los hombres del maíz ¡buena lectura y que lo disfruten!

miércoles, 21 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE ROMA, de Miguel Ángel Novillo López



Roma es como un libro de fábulas, en cada página te encuentras con un prodigio
(Hans Christian Andersen)

En el estado actual de la historiografía hay que reconocer que de la Ciudad Eterna se ha dicho todo, arrancando desde el punto de vista de los poderosos emperadores hasta la mirada más confusa de los sufridos plebeyos. De todas las capas sociales, formas de comunicación, arte y técnica, hasta formas militares, se ha hablado hasta la saciedad en cientos y cientos de estudios escritos por los ensayistas más profundos y concienzudos hasta los literatos más habilidosos en el arte de tejer la escritura de ficción. Sabemos lo que comía un romano, como amaba, a que dioses rezaba y cuales eran los límites de ese imperio que todavía hoy asombra al mundo, no solo por el brillo de sus pilum sino también porque en esa cuna, en esas ubres capitolinas ha mamado las formas de vida y sociedad actual. Entonces, si estamos al tanto de todo lo relacionado con la capital del Mare Nostrum… ¿por qué entonces es necesario este libro, Breve Historia de Roma, de Miguel Ángel Novillo Pérez? ¿Uno más a la pila de ensayos romanos?... ¿O no?... Muchos me responderán afirmativamente diciendo que nos podemos encontrar con otro libro más sobre Roma y su apasionante historia, pero, permítanme que rompa una lance ante ellos, quisiera aconsejarles que durante unas horas, o unos breves minutos abran un momento este ejemplar y lean con fruición cada palabra escrita por el autor, pues se darán cuenta enseguida que no estamos ante un número más en la librería, sino ante una obra seria, divulgativa, reforzada por las opiniones de los últimos descubrimientos arqueológicos, y muy cercana al lector que no solo le hará vivir de primera mano el viaje a un mundo donde la arena del circo podría ser el pulso del imperio, sino que también le hará sentar las bases de cada época diferenciándolas unas de otras para mayor comprensión de este legendario pueblo.


Hace algún tiempo, durante la presentación de su anterior libro, Breve Historia de Julio César, el autor recogió por parte del director de la colección Breve Historia la sugerencia de que en un futuro no muy lejano escribiera una historia de Roma para sintetizar y ofrecer al gran público el periplo de la civilización romana. El guante fue recogido por buenas manos pues ahora, gracias a la editorial Nowtilus, tenemos ante nosotros esta esplendida obra que nos habla del excelso legado cultural del pueblo romano y su devenir en el tiempo. Esencialmente Breve Historia de Roma invita al lector a viajar desde los primitivos estadios en que la Ciudad Eterna no eran más que unas simples chozas rodeadas de insalubres colinas hasta el mismo momento en que es engullido por el bárbaro paso del tiempo y la decadencia, dejando tras de si uno de los mayores imperios de toda la historia y una de las herencias más perennes en el Occidente. Mediante una lectura directa, sencilla y muy divulgativa podemos ver con ojos asombrados una sucesión de hechos claves que configuraron a ese pueblo: el paso de la monarquía a la República; su configuración como tal y su lucha por mantener ese orden frente a enemigos internos (es decir ambiciones y guerra civiles) o enemigos externos como por ejemplo los cartagineses; la caída espectacular de la República en una época fulgurante de pompeyos y césares y su configuración como imperio en donde cada familia, sean estos julio-claudios, antoninos, severos… quiso dejar la impronta de su carácter y su forma de entender el mundo romano.


Al final del libro asistimos a la caída del Imperio, ya cristianizado, y cuando procedemos al ritual de cerrar el libro, tenemos la sensación de sentirnos verdaderamente afortunados pues gracias a esta increíble lectura hemos asistido y vivido de primera mano como fue aquel mundo. Hemos vivido y andado como verdaderos romanos asistiendo a historias increíbles, conociendo a personajes fascinantes y emocionándonos con momentos claves que hicieron de aquella ciudad la cabeza del mundo. El autor ha querido plasmar en sus hojas todos aquellos momentos de una manera que todo el mundo pueda entenderlo, pero no mediante un refrito ni mezcolanza de otros libros sino añadiendo a su divulgación los últimos avances históricos en la materia y las ultimas publicaciones  que han arrojado luz a muchos momentos que actualmente estaban oscuros para los historiadores y entendidos de la antigüedad clásica. Y si a este libro tan novedoso y puntero, a la vez que esencial para cualquier persona que quiera sumergirse por primera vez en las aguas tiberinas de Roma, se le añade al final una cronología concisa y clara, un glosario esencial y sencillo para no perderse por los vericuetos históricos, y un apéndice de lo más curioso y esclarecedor, nos hallamos con un libro de historia redondo y esencial, que para serles sincero habrá de ser en un futuro uno de los libros de referencia más importantes dentro de nuestra historiografía. Así que si desean sentirse verdaderos hijos del Lacio y saber por qué somos verdaderamente afortunados de tener el legado romano, les recomiendo vivamente que se dejen llevar de la mano de Miguel Ángel Novillo por las páginas de Breve Historia de Roma, y, créanme, será un viaje que no olvidarán ya que más de una vez desearan volver a hollar con sus rudas caligae aquellos caminos que la eternidad reserva a los mas audaces.



martes, 20 de marzo de 2012

ISABEL LA CATÓLICA, de Cristina Hernando



«Fue mujer muy esforzada, muy poderosa, prudentísima, sabia, honestísima, casta, devota, discreta, verdadera, clara, sin engaño.” (Andrés Bernáldez)

Quisiera empezar esta breve reseña reconociendo un hecho importante. Antes de hablar sobre el libro que quiero comentarles he de confesar que antes de acercarme a la obra de Cristina Hernando Polo, Isabel la Católica, editado por Nowtilus, nunca me había leído una novela sobre esta excelsa reina, espejo de futuras monarcas en España. Había leído un buen número de ensayos sobre el Renacimiento en España, como por ejemplo el de Eslava Galán La España de los Reyes Católicos, o apasionantes biografías entre las cuales destaco el soberbio trabajo de Manuel Fernández Álvarez. Normalmente soy más de ensayo que de novela pues, a parte de pedir una exigencia muy alta en este género, me aterra un poquito el nivel de ficción pues en este aspecto juega mucho el papel subjetivo e ideológico del autor. Y con el caso de Isabel I, llamada La Católica por título papal, este subjetivismo es bastante fuerte ya que se ha pasado de elevarla a los altares en tiempos del franquismo, a los abismos más denigrantes en los tiempos que corren motejándola de datos que no corresponde a su vida. Por tanto la lectura de la obra de Cristina Hernando me llamaba y me daba mucho respeto a la vez. Y en verdad les digo que ha sido todo un acierto su lectura pues he encontrado en este libro una ecuanimidad de datos históricos que hacia tiempo no encontraba en el mundo novelístico.

Esencialmente nos encontramos con una novela biográfica que abarca toda la vida de Isabel desde su nacimiento en Madrigal de las Altas Torres allá por 1451, hasta su muerte en el Palacio Real, que mejor sitio para ella, de Medina del Campo en la infausta fecha de 1504, dejando un estado fortalecido, centralizado e innovador con respecto a otros reinos de la cristiandad. Hizo un excelente trabajo que sirvió como base y pilar para la creación de uno de los imperios más impresionantes de la Historia Universal. La autora recorre cada hito de su vida, sin dejarse ninguno atrás, desde sus primeros años como infanta y personaje secundario en la corte castellana, pasando por su encumbramiento en dicha corte y su matrimonio con Fernando II de Aragón, por razones de amor y estado, y sin olvidar sus grandes momentos en la Historia de España como el papel que jugó en el viaje de Colón o su participación activa y valerosa en la conquista del Reino Nazarí. Pero la autora no solo nos habla de fechas y hechos históricos ya conocidos sino que va más allá y nos adentra en la personalidad y figura de esta gran reina. De ella destaca sobre todo su persona, firme y decidida mostrándose como una nueva mujer que no dejó embaucarse por aduladores que creían que por su condición era fácil de engañar, sino al revés supo rodearse de personas justas y en muchos casos doctas. Por tanto vemos a una mujer que se adelantó a su época mostrando al mundo entero que podía gobernar igual de bien o mejor que un hombre o que incluso que su propio marido. Imagen, que creo deberían observar muchas de las gobernantes, que gracias a Dios están empezando a tomar las riendas en sus respectivos países.

Igualmente la autora nos muestra una reina consecuente con sus ideas y preocupada por su pueblo. Cristina Hernando nos habla sobre la gran conciencia de estado que demostró a lo largo de su vida. Se dio cuenta que la situación de Castilla y Aragón era bastante insegura para emprender cualquier tipo de reconquista en la Península o cualquier tipo de acción que ayudase a los habitantes de ésta. Era un estado minado por las luchas y ataques de nobles ambiciosos a la monarquía que ella representaba. Esas continuas guerras intestinas hacían inviable cualquier tipo de proyecto, por tanto Isabel decidió atajar esta situación y cercenar esa hidra de ambiciones que atenazaba a España. Fue una época dura de guerras civiles la que tuvo que soportar. Pero los resultados salieron a flote produciéndose una bonanza insospechada que revirtió al pueblo produciendo un fin común llegando a conseguir esta reina el amor de sus súbditos. La autora tampoco se olvida de uno de los elementos principales en la vida de Isabel: la religión. De todos es sabido que era muy religiosa, pero no nos pinta a una Isabel que estuviera todo el día rezando, ni a una persona fundamentalista de la religión católica. Nos habla de una mujer que lo siente como algo inherente al ser humano que revierte en una bondad a todo el que se acerca a ella. De nuevo vemos a una mujer consecuente con sus ideas religiosas y piadosas al mismo tiempo. Esa piedad se observa en episodios como la creación continua de Hospitales o la problemática de la esclavitud de los indígenas en America, tema que la preocupó hasta el fin de sus días.

He de destacar que la novela Isabel la Católica de Cristina Hernando Polo es bastante amena y muy entretenida mostrándonos todos los ámbitos de esta gran mujer. Pero hay algo que me sorprende mucho. Viendo el curriculum vitae de esta escritora me he dado cuenta de que no es historiadora, por tanto esta novela tiene un valor añadido, doble, ya que el acercamiento didáctico que nos hace a la figura de esta reina es totalmente riguroso con la historia, sin salirse ni un punto ni una coma del elemento histórico. Este hecho hace que el retrato de Isabel cobre una nueva vida ante nuestros ojos, pues aunque utiliza la ficción, por algo es una novela, hace que la historia tenga algo vívido y no hueco, juntando la precisión de los grandes ensayos con lo ameno de una ficción. El resultando por tanto es excelente.

Son 576 hojas las que el lector tiene por delante para descubrir la vida y obra de Isabel de España, Isabel I o Isabel la Católica, como la llamó la eternidad. Pero son unas páginas que vuelan ante nuestros ojos de lo entretenidas que se hacen haciendo que una hora de lectura pase en un suspiro. Una novela, les indico, que no les defraudará dándoles una justa medida de esta increíble mujer que pasó a la posteridad como la reina de las reinas de su tiempo y como referencia para muchas otras a lo largo de los siglos.

jueves, 15 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE JULIO CÉSAR, de Miguel Ángel Novillo López



Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.
(Cayo Julio César)

Soplan nuevos vientos en Roma. La República como tal esta a punto de desaparecer. Tiene los días contados. Estos cambios se han empezado a notar hace años, desde los tiempos inmemoriales de los hermanos Graco. A partir de esa fecha la historia de la República ha sido escrita a base de golpes de estado, pactos ignominiosos, sangre en las calles firmada por prohombres como Sila, Mario, o por ejemplo Catilina, y como no una continua expansión territorial anunciando que aquella pequeña aldea del Tíber esta llamada a convertirse en un gran sueño, en un gran imperio que dominará el mundo. El traje de la República se esta descosiendo, la urdimbre del estado esta a punto de colapsarse, y las viejas costuras no pueden aguantar por mucho más tiempo el paso de la evolución histórica. La cuenta atrás comienza y es imparable. Y es en este preciso momento (100 a.C) cuando llega una figura que lo cambia todo y acelera con su fuerte personalidad y manera de gobernar todo el orbe conocido. Un hombre llamado a convertirse en uno de los grandes iconos de la Historia Universal, transformándose incluso para sus contemporáneos en una nueva estrella en el cielo, en un dios en la constelación romana. Ese hombre no es otro que el amado de Venus, hijo predilecto de de Gens Iulia... su nombre es Julio César.


Esta situación y la gran atracción histórica de este mito ha sido captada por innumerables escritores y estudiosos a lo largo de los Historia. Muchos han captado su punto de vista político, otros han incidido más en el campo bélico y militar, e incluso algunos han querido enseñarnos elementos más privados y recónditos de su personalidad. Todos han colaborado a crear al gran hombre, al inmortal Cesar. Existen biografías muy cultas y otras muy cercanas al público juvenil. Ensayos muy ligeros y muy complicados. El número de todas ellas seria impresionante. No existe punto medio para describir al gran constructor y cimentador del Imperio. Y he aquí que nos llega un nuevo libro para mayor conocimiento del romano por excelencia, les presento Breve Historia de Julio Cesar, de Miguel Ángel Novillo López, y editado por Nowtilus. ¿Un libro más sobre el periodo cesariano? ¿Un libro más para la enorme pila de ensayos sobre el fin de la República? Creo que no, pues este en concreto tiene algo especial.

Pero, antes de confirmarles lo que en estos momentos les estoy diciendo permítanme unas breves líneas sobre el autor ya que observaran que es la persona ideal para hablarnos del gran Julio. Madrileño de nacimiento (1981) este joven autor es doctor por el departamento de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid. Su trabajo se centra sobre todo en el mundo pompeyano y todo lo relacionado con este gran general, amado del Senado, y también con la estancia de Julio Cesar en la Península Ibérica. Ha realizado varias estancias como investigador en Italia y es un gran conocedor de la arqueología de nuestro país. Es miembro del Consejo Técnico de Testimonia Hispaniae Antiqua, del Grupo de Investigación sobre Ciudades Romanas y de la Asociación Interdisciplinar de Estudios Romanos. Actualmente, a parte de trabajar con sus artículos en diferentes medios de comunicación, colabora con el Departamento de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid. Gracias a lo cual pronto veremos nuevos estudios suyos como por ejemplo su tesis sobre La Hispania de Cn. Pompeyo Magno y C. Julio César.

Como se podrá observar no hay mejor persona para trabajar en esta pequeña historia sobre César que un escritor que vive por y para el mundo romano, y que respira continuamente el mismo ambiente que los grandes romanos de la Historia. Esencialmente este libro es un repaso exhaustivo a la biografía de Julio César desde su nacimiento (100 a.C) hasta su trágica y desafortunada muerte allá por el 44 a.C en los infaustos Idus de Marzo, en donde dejó su sangre y vida frente a la estatua de su amigo y obligado amigo Pompeyo. Si el autor solo se centrara en los logros de este hombre, es decir comienzo de su escalada en el cursus honorum, conquistas en la Galia, El Ponto, Norte de África y el cautivador Egipto, la Guerra Civil contra el mismo Pompeyo y sus seguidores del Senado, el Triunvirato, y su influencia política, civil y religiosa en Roma y sus colonias, nos hallaríamos con una mera biografía más que se quedaría olvidada en los polvorientos anaqueles de una biblioteca a la espera de que alguien la cogiese y desempolvase el olvido para obtener una lectura más sobre Roma. Pero el autor, como persona inteligente que es, a parte de mostrarnos los hechos principales, y sabiendo que existen multitud de escritos sobre el tema, ha querido mostrarnos la apasionante vida de este gran estratega desde un buen numero de focos distintos, respetando la historia verdadera, pero enriqueciéndola también con un buen elenco de estudios distintos y fuentes diversas, procesarianas y anticesarianas, mostrándonos una visión completísima sobre Julio Cesar. No solo ha sabido narrar su vida sino que ha tenido el ambicioso proyecto de enseñarnos al gran hombre en todo su esplendor con todas las luces y sombras que la historia nos ha dejado escrito a lo largo de los siglos.



Y todo ello sin olvidar a quien esta dirigido este libro. Esta obra tan completa, esta orientada por su elemento didáctico al gran público para que conozcan por primera vez la vida y obra increíble de Cayo Julio César. Mediante un gran manejo de fuentes y materiales historiográficos el autor ha sabido dar vida de nuevo no solo al protagonista principal de esta biografía sino a todo el mundo romano y al periodo final de la República. No es una historia muerta y árida sino un escrito vibrante y enriquecedor que hará las delicias de todo aquel que se quiera sumergir en la antigüedad. Además el lector disfrutara de una lectura rápida y rigurosa, a la vez que distinta y peculiar en donde podrá llegar a comprender todas las aristas y recovecos más íntimos y famosos de este mito de la inmortalidad, de este icono de la Roma inmemorial, de una manera entretenida y didáctica.

Breve Historia de Julio Cesar, un libro esencial para saber como una persona pudo ser el mejor estratega político, amante y visionario de la antigua Roma, y que les recomiendo vivamente pues con su lectura descubrirán a un ser que cambio el mundo conocido y dio un giro a la historia, una persona amada por los dioses y la fortuna... un hombre llamado Julio César.

miércoles, 14 de marzo de 2012

BREVE HISTORIA DE LA BRUJERÍA, de Jesús Callejo


En los cuentos de hadas, las brujas llevan siempre unos sombreros negros ridículos y capas negras y van montandas en el palo de una escoba. Pero este no es un cuento de hadas. Este trata de BRUJAS DE VERDAD

(Las brujas, Roald Dahl)

Si acudimos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española nos encontramos la siguiente definición de la palabra “brujo”, a saber: Hombre al que se le atribuyen poderes mágicos obtenidos del diablo/ Hechicero supuestamente dotado de poderes mágicos en determinadas culturas. Esta acepción sirve tanto para el género masculino como para el femenino y durante muchos siglos ha servido de infausta mancha que ha condenado a penas más o menos graves a cientos de miles de personas por seguir un camino distinto al establecido por el orden imperante. Actualmente esta palabra no nos dice mucho al ser absorbida por el vulgo siendo utilizada como un adjetivo cualquiera demostrando muchas veces que una persona es muy pilla (¡qué bruja eres!) o que ha conseguido algo con artes poco licenciosas (qué artes brujeriles habrá tenido para llegar a donde está) Pero aunque le parezca curioso, no hace muchos siglos (¡incluso hasta mediados del XIX!) la utilización de esta palabra no era baladí, ni dicha a bote pronto, sino que tenía un significado más oculto y misterioso que podía ir desde el insulto directo hasta la condena más injusta o a una muerte incierta. El periplo de la brujería a través de los tiempos es uno de los temas más apasionantes y más ignorados hoy en día y que gracias a libros como el que ahora mismo tengo entre manos, Breve historia de la Brujería, de Jesús Callejo,  pueden desvelarnos cómo eran aquellas personas que creían volar en raudas escobas, o que bailaban hasta la extenuación en procelosos aquelarres (Sabbath) al son de una música que intentaba acallar las hordas de gentes que detrás intentaban acabar con aquellas herederas de una  “religión pagana” a base de intolerancia y miedo sin control.

Jesús Callejo, gran conocedor y maestro de temas históricos, antropológicos y folclóricos, nos lleva en esta gran obra a conocer la historia de la brujería desde sus inicios envueltos en brumas y mitos allá por la misma noches de los tiempos y su asentamiento en el mundo antiguo griego y romano, pasando por los años más duros y oscuros de la Edad Medía; siguiendo en el Renacimiento, donde más se recrudece la caza de brujas, desmitificándose de esta manera a la personas que creen que la caza humana a sangre y fuego había comenzado en el mismo medievo; para terminar con el alumbramiento de nuevas ideas más clarificadoras a partir del siglo XVIII en donde decrece el ritmo de injurias a las personas que se desviaban de la línea de pensamiento del momento, recalando finalmente en el mismísimo siglo XXI donde empieza a darse un nuevo despertar de la brujería con movimientos neopaganos tan peculiares como los de la Wicca y su Libro de las Sombras. El autor, no crean, no nos ofrece un libro de chascarrilos y curiosidades salidas de la nada, sino que apoyándose en un aparato crítico impresionante, jalonado con la sabiduría de las mayores firmas en este campo, nos habla de cómo eran aquellas gentes, cuáles eran sus formas de actuar y en que ritos y deidades creían.

La bruja, de Hans Thomas

Uno de los rasgos más predominantes en el libro Breve historia de la brujería, es que a través de una prosa clara, directa, fácil de seguir, y didáctica a la par que sugerente, analiza con fino bisturí todo un mundo de superchería alojando luz sobre caminos que han sido enajenados por la cerrazón de la mente humana. La desmitificación es un elemento importante en esta obra pues Jesús Callejo, a través del discurrir de los siglos aparta a un lado y a otro lo que es leyenda y lo que es realidad. Al lector que entre por primera vez en este mundo vera con sorprendidos ojos cómo aquellas personas que tanto maltrato y tortura sufrieron no eran más que seres que veían el orbe con una mirada distinta y captaban la realidad desde otra óptica vivieran en la antigua Roma o en el turbio ambiente de la Inquisición. Además Jesús Callejo, sabiamente, sabe despejar un montón de dudas que corroe a los historiadores poniendo al la vez las cosas en su sitio, enseñándonos por ejemplo que la persecución a las brujas fue más brutal en Centroeuropa que en las tierras mediterráneas, alejando de esta manera muchos datos erróneos de la perniciosa leyenda negra.

Cientos de datos y curiosidades recorren este libro. Diferenciaremos campos que nos parecen iguales (hechicería versus brujería), dejándonos sumergir en un ambiente de lo más sugerente y enigmático a la vez. Vale la pena que echen una ojeada a este fantástico libro de uno de los autores que más conocen este tema pues, gracia a él, nada más terminarlo, tendrán la impresión de que de su mente se descorre un velo de superchería el cual no solo ha estado en su cabeza todo este tiempo sino en las testas de miles y miles de humanos en los siglos de este viejo orbe. Una lectura imprescindible, diría yo, ya que a través de su fino didactismo le hará conocer y valorar que había en el campo de la brujería y que desechar, haciendo que página a página se olvide de falsos abracadabras y leyendas sin razón. Pero aunque Jesús Callejo arroje dorada luz sobre grimorios y falsos diablillos, al cerrar la última hoja no estaría de más que vigile la oscuridad porque quién sabe lo que hay detrás de la cortina de la noche…

…haberlas haylas.


lunes, 12 de marzo de 2012

LA OTRA MEMORIA HISTÓRICA, de Miquel Mir y Mariano Santamaría



Un sacerdote, al que obligaron a ver cómo arrojaban a las personas al pozo, vomitó de horror. Cuando le arrojaron a él, se agarró a uno de los milicianos, llevándoselo consigo al fondo de la sima. A Concha Millana, La Millanilla, tras afeitarla y tenerla un tiempo de sirvienta, la arrojaron al pozo al grito de ¡Ahí os mandamos una cocinera!

(Carmen Conde, testigo del horror de La Fosa de la Mina de Camuñas (Toledo))

Hacia años que no me leía algo tan duro, controvertido y con tantas aristas de polémica como el libro que acabo de terminar de leer, La otra memoria histórica, de Miquel Mir y Mariano Santamaría. A rebufo de la controvertida y justa ley que hace algún tiempo fue fijada en nuestro país para recuperar los cuerpos que todavía quedaban esparcidos por nuestra geografía en tristes fosas comunes, La Ley de Memoria Histórica, los autores nos presentan una obra que trata sobre uno de los elementos más oscuros de nuestra historia, las persecuciones y asesinatos en la España Republicana a comienzos sobre todo de nuestra última Guerra Civil (1936 - 1939).  Antes de proseguir con esta breve reseña decirles que no teman encontrarse un libro que busca la polémica entre sus hojas o que busque el escándalo por mostrar asuntos cruentos de un bando o de otros. Los autores han sabido acercarnos una investigación rigurosa que rellena un hueco que poco a poco comienza nuestros historiadores a completar.

La otra memoria histórica nos habla, como ya he hablado anteriormente, sobre la persecución religiosa y las profanaciones que se realizaron a las iglesias y a los conventos tanto de religiosos como de religiosas en aquel aciago verano del 36 en que el calor se convirtió en un auténtico incendio de ira y sangre provocando en ambos lados de nuestro país cientos de muertes inútiles nacidas del odio y la inquina más honda de los negros corazones hispanos. Miquel Mir y Mariano Santamaría se centran en un primer momento, en una gran mayoría del libro, en la represión que sufrió la Orden de los Maristas en España y sobre todo en Cataluña donde pareció que se daba alocadamente veda abierta para la caza de católicos y conservadores. Mariano Santamaría es miembro de la Orden Marista y ha realizado numerosas investigaciones sobre las persecuciones religiosas en aquella lucha de hermanos, y gracias a la labor histórica de Miquel Mir, especialista en el campo de la Guerra Civil, han sabido traernos la historia de aquel holocausto en que 4.184 sacerdotes diocesanos, 2.365 religiosos, 283 religiosas y decenas de miles de personas perdieron sus vidas solamente por tener unas creencias distintas a las de sus verdugos. En total unos 55.000. Esta obra recoge una de las partes, centrándose en los maristas, de aquel baño de sangre. Los autores nos hablan de cómo se escondían, como burlaban a sus perseguidores (sobre todo CNT-FAI), y como morían en las más indignas situaciones, como pueden ser en terribles “sacas” donde eran fusilados en cunetas alejadas de las ciudades y pueblos con un tiro en la cabeza o quemados con gasolina, en muchos casos sin morir todavía. Aun así esta Orden, que apeló en muchas ocasiones a la dignidad de sus captores, supo sobrevivir a esta carnicería llegando en último grado a ser engañados y chantajeados por algunos milicianos y capitostes de las milicias para dejarlos vivir, dándoles una gran parte de su patrimonio y de esta manera permitirles salir del país. Compraron su libertad, pero en muchos casos dejando atrás hermanos vejados, torturados y asesinados, y una conciencia que tardarían mucho en recuperar.

Fusilamiento del Sagrado Corazón de Jesús

Mientras que el caso Marista ocupa el 80 % del libro los autores también han querido hablar de otros asuntos peliagudos que se produjeron en el bando republicano durante la contienda. Nos hablan del asesinato indiscriminado en Paracuellos del Jarama en 1937, el asunto  de la Fosa de la Mina de Camuñas, los asesinatos del Círculo Ecuestre de Barcelona y el controvertido destino del “Tesoro de Guerra”. Como podrán ver asuntos turbios entre otros muchos que se dieron en los dos bandos durante la contienda. Pero Miquel Mir y Mariano Santamaría lo abordan desde un punto de vista muy equilibrado, limitándose a mostrar estos hechos que pueden ayudar a completar perfectamente la Memoria Histórica. En cambio arremeten y señalan como culpables a los responsables de gobierno y a los que se quisieron lucrar con este baño de sangre en la retaguardia sin ni siquiera pegar un tiro junto a sus compañeros en las frías trincheras. Subyace por todo el libro una crítica contra los oportunistas, los políticos sin entrañas, y los verdugos sin corazón que llevaron un autentico genocidio solamente por mostrar su inquina y su egoísmo.

La otra memoria histórica es un libro que le ayudará a usted, carísimo lector, a conocer uno de los puntos más vergonzantes de nuestra historia. Y sabrá darse cuenta que esta obra de Miquel Mir y Mariano Santamaría es esencial para equilibrar la polémica Ley de Memoria Histórica que tanto sarpullidos ha levantado en nuestra sociedad. No es un libro polémico, insisto, ni que intente embaucarle con trasnochadas ideas sino una obra objetiva que presenta de manera rigurosa el terrible baño de sangre que llevó a la locura a la gran mayoría de españoles en aquel tórrido verano del 36.




viernes, 9 de marzo de 2012

NOVEDADES NOWTILUS MARZO 2012

1) BREVE HISTORIA DE BABILONIA, de Juan Luis Montoro Fenollós


Esta obra pretende desvelar al lector la verdadera historia de una ciudad fascinante y desconocida, una ciudad que no tuvo rival a los ojos de sus contemporáneos. Esta Breve Historia recorre la antigua Mesopotamia desde sus orígenes hasta su caída ante los persas en el año 539 a.C. Un imperio cultural y de inmensa belleza en cuyo corazón se levantaba desafiante la famosa Torre de Babel.
Descubra la verdadera historia del último imperio del Éufrates y del Tigris: sus conquistas, su cultura y su decadencia. desde el carismático Hammurabi hasta los sucesores del gran rey Nabucodonosor II. Esta es la fascinante crónica desmitificadora y rigurosa, de la cosmopolita Babilonia.

2) STALIN, EL TIRANO ROJO, de Álvaro Lozano


El estalinismo no consistió únicamente en represión y encarcelamientos, fue un sistema muy complejo, económica y socialmente revolucionario. Stalin forjó un sistema económico que transformó las vidas de los ciudadanos soviéticos y sentó las bases para el surgimiento de la URSS como superpotencia.

Gracias a esta obra el lector podrá aproximarse a la experiencia soviética a través de los detalles de las vidas de sus principales líderes, muy especialmente de Stalin, pero también a través de las vidas de los ciudadanos soviéticos, de las creencias que compartían y de lo que les hacía reir, así como de las ciudades y edificios donde vivían (o en la mayoría de los casos, malvivían). Stalin era admirado, venerado y incluso amado por muchos, e increíblemente todavía hoy existen sectores de la sociedad rusa que sienten nostalgia de aquel periodo

3) BREVE HISTORIA DE HITLER, de Jésus Hernández


Jesús Hernández nos descubre en esta obra la personalidad de Hitler y la irresistible habilidad política que le llevó al poder liderando la revolución nazi. Con este título el lector podrá entender el siglo XX y el mundo actual, conocer las respuestas a las preguntas que giran en torno a su compleja personalidad y contemplar a Adolf Hitler desde la misma óptica desde la que lo contemplaron sus coetáneos
La vida del Führer del Tercer Reich, el dirigente más controvertido y complejo del siglo XX, que acabó dejando tras de sí un terrible rastro de muerte y destrucción.

4) PORTENTOS Y PRODIGIOS DEL SIGLO DE ORO, de Luciano López Gutiérrez


La imaginación puede transformar la realidad o construirla. A lo largo de esta antología de maravillas se le borrarán los límites entre lo posible y lo imposuble, el más acá y el más allá.

La mentalidad de los Siglos de Oro estaba llena de avistamientos de luces extrañas, abducciones, visitantes nocturnos, casas encantadas, lluvias de animales u objetos extraños; fenómenos de los que hoy se ocupan los medios de comunicación y ya entonces los habían descrito magistralmente los historiadores y grandes escritores de la época.

Con una excelente documentación, obtenida a través de fuentes históricas y literarias y por la amenidad y eficacia con que están reconstruidas las historias que ilustran sus páginas, sin duda, este libro constituye la más amplia introducción a cómo concebían el mundo natural, el sobrenatural y sus relaciones los hombres del Siglo de Oro y, en consecuencia, su lectura resulta imprescindible para conocer una faceta de esta época bastante orillada, tanto por los historiadores al uso, como por los estudiosos de nuestra literatura.

jueves, 8 de marzo de 2012

PRESENTACIÓN: PORTENTOS Y PRODIGIOS DEL SIGLO DE ORO, de Luciano López Gutiérrez


Lo reconozco. Soy culpable. Lo confieso. Admito que he estado en numerosas presentaciones de libros, en distintos sitios, con diferentes personas. Las ha habido más entretenidas que otras, más soporíferas en duración y más lúdicas, de todas formas y colores. Sí, he analizado con mis letras cada una de ellas… pero la de ayer en la Casa del Libro de Gran Vía (Madrid) fue distinta a las demás, y por qué no decirlo, curiosa en extremo. Déjenme que les explique y sabrán el motivo de mi expectación.

Corría una tarde de Marzo nada ventoso (también hay que decirlo), cuando, como buenos hermanos, fuimos congregados en buena hora, por la editorial Nowtilus, en la susodicha librería ya mencionada, para la presentación de una de sus más recientes novedades, Portentos y Prodigios del Siglo de Oro, escrito por el insigne escritor Luciano López Gutiérrez. Y he aquí que empiezan mis sorpresas desde el primer momento, pues cuál no fue mi admiración al observar con estas dos luminarias que tengo por ojos que el aforo estaba a reventar no solo por la humana figura sino por el orgullo de presenciar el bautismo de un libro que no solo va a ser ojeado por las mentes más preclaras sino que también será piedra angular para los más excelsos expertos en literatura e historia de aquel siglo de dorado continente.

Como les decía, no cabía un alfiler en la sala. Lleno total del aforo. Y no era para menos pues en aquella sala, de tan vetusta librería, se habían congregado varias generaciones de lectores, desde los más avezados en antigüedad hasta los más jóvenes de reciente cuño, que quisieron homenajear a su profesor con su presencia. Con meridiana puntualidad, a eso de las 19:30 horas, comenzó la presentación de la obra y de los contertulios de la mano de la editora Isabel López-Ayllón, que con modulada voz nos presentó uno a uno a los ponente y padrinos de la obra, todos ellos, y eso es de agradecer, amigos del autor. Por orden: José Manuel Pedrosa, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares; Alonso Guerrero, profesor de literatura y artista de la escritura, es decir, escritor; y el propio artífice y heraldo de los portentos áureos Luciano López-Ayllón.



La presentación se dividió exactamente en dos partes. Comencemos con la primera. En ésta José Manuel Pedrosa, primero, y posteriormente Alonso Guerrero, con unas hojas de admiración a su buen amigo Luciano (ambos antagónicos enemigos del “robaperas” de Calixto y amantes del eterno cojo, es decir, Quevedo) glosaron las cualidades del autor mostrando las habilidades y buen hacer que ha tenido para confeccionar su obra, pues en el no solo se centran la excelencia de escritor sino el interés y el buen gusto que ha tenido para escribir cada página de Portentos y Prodigios del Siglo de Oro. Cuando ambos escritores terminaron las loas, el mismo Luciano decidió abrir el mundo mágico y brillante de su obra mostrándonos a la vez qué vamos a encontrarnos en ella. Para ello que mejor manera que dar el relevo a tres mosqueteros de la lectura oral que nos sumergieron a base de artículos en un mundo que para los que habitaban en aquellos siglos imperiales eran tan creíbles como lo son ahora internet o el futbol. Con voces melodiosas, articuladas casi de manera cinematográfica, nos llevaron a recovecos de la memoria histórica haciéndonos sentir en distintos momentos como personas que por un lado viven de la realidad pero también gustan de oír aquellas viejas leyendas que nos muestran que otro mundo puede existir en nuestra imaginación. Con aquellas lecturas, difícil es conocer a la persona que tras terminar esta presentación no acudiera raudo a adquirir este fantástico volumen el cual nos pone en conexión con aquellas silvas y misceláneas que tanto admiraban nuestros ancestros.



Como empezó se acabó, tal fue la magia del momento pareciéndonos  que el tiempo jugaba con nosotros pues aquella hora se nos hizo rauda como ruedas de carro apolinio. Nada más terminar, una gran ovación cerró el acto, y no era para menos pues, aunque no nos diéramos cuenta, habíamos tenido la suerte de presenciar el nacimiento de un libro excelente que hará las delicias de todos aquellos que quieran saber como era el lado más incierto y oscuro en aquella memoria de los siglos de Oro.

miércoles, 7 de marzo de 2012

EL ÚLTIMO NAPOLEÓN, de Carlos Roca



Luchó valientemente y con gran coraje, como los leones cuando están heridos
(Langalibabele, guerrero zulú)

Grandes personajes hay en la Historia Universal. Buenos y malos, perversos y nobles, excelsos y mediocres. Los hay que han entrado fuerte, con paso firme, en el devenir de los siglos como si estuvieran destinados a marcar una época, mientras que otros han destacado por algún hecho en concreto que los ha catapultado a los libros de Historia. En cambio aparecen otros que su signo es dejar una impronta poderosa no por sus grandes actos sino en la manera en que han sabido dejar este mundo y enterrado toda una dinastía gloriosa que anteriormente les había precedido. Pasan de ser seres anónimos como somos todos nosotros a convertirse en seres crepusculares que nos fascinan para siempre. Son muchos los de esta clase pero si tuviéramos que destacar a uno entre todos aparecería el nombre del que principio hablarles en esta reseña: Napoleón Luis Eugenio Bonaparte (París 1856 - Sudáfrica 1879). Ultimo bastión de la gran saga de Napoleones que asombraron al mundo desde que un jovencito de Ajaccio deslumbró al mundo con su increíble genialidad.

La vida de este Bonaparte es toda una aventura. Siempre tuvo sobre sus espaldas el peso del Gran Corso y movido y motivado por sus grandes heroicidades decidió que su vida no podía ser menos increíble. Era hijo de Napoleón III y la famosa reina de origen español Eugenia de Montijo. Las ansias imperiales de uno, y la excelsa figura de ella, cristalizaron en un joven hambriento por comerse el mundo. Aunque en un principio, en su juventud allá en el París de los años previos de la Guerra Franco-Prusiana parecía un poco insulso su mente comenzaba a madurar ideas nobles que le conducirían a entrar en los atrios de la Historia por méritos propios. Estaba destinado con el tiempo a convertirse en Napoleón IV y seguir magnificando a su gran familia, pero el destino inexorable, la Tercer a República Francesa trunco esta posibilidad enviando a la familia imperial al exilio recalando finalmente en Inglaterra. Su vida parecía estancada, pero la tranquilidad no es algo que corra por las venas de los Napoleón, así que decidió alistarse en el ejercito inglés y correr la aventura de ir a la guerra que en esos momentos enfrentaba a los ejércitos imperiales de su Graciosa Majestad con la temible nación zulú del que curiosamente la historia ha llamado el Napoleón de África: Shaka Zulú. Todo eran hazañas, y recias acciones guerreras, pero de nuevo el destino llamó a la puerta del corazón de Luis Eugenio, pero no para hacerle ir al exilio de nuevo sino para presentarle a la Dama de la Guadaña. Ocurrió en una inexplicable emboscada en un caluroso 1 de Junio de 1879. Mientras se retiraba de tal descalabro militar se cayó del caballo y fue abatido a lanzazos por sus perseguidores, unos dieciocho. No tuvo oportunidad de defenderse. Masacrado en el suelo sus enemigos honraron su valentía abriendo en canal su pecho para que su espíritu remontase los cielos. Días después su cuerpo regreso a Europa, marcando trágicamente el final de la dinastía bonapartista pues no había contraído matrimonio ni tenía hijos ilegítimos a los que dejar la corona imperial. Toda su vida fue una carrera para alcanzar la gloria pero esta parecía que siempre quería escaparse de sus manos, aunque al final, en su postrera muerte ésta fue a reencontrarse con su alma.



Como podrán observar nos encontramos ante una biografía de lo más apasionante, la cual no deja indiferente a nadie. Carlos Roca ha escrito un libro fascinante que aunque es un ensayo se devora como una auténtica novela de aventuras. Nos había acostumbrado a excelentes libros sobre el África Austral (La autentica historia de las Minas del Rey Salomón) y las Guerras Zulú (Zulú, la batalla de Isandlwana; Rork´es Drif, la inmortal batalla anglo-zulú; o Isandlwana, amarga victoria zulú) pero nuevamente nos a asombrado con una biografía inteligente y muy completa. Las peripecias de este Napoleón crepuscular abarcan desde el comienzo mismo de la Revolución Francesa, la genialidad de su antepasado por los campos de batalla de toda Europa, las turbulencias políticas y sociales hasta llegar al reinado de su padre Napoleón III, el triste destierro primero en Bélgica y después en Inglaterra para acabar en las gestas que conllevó la increíble campaña que enfrentó a ingleses contra zulús en la calurosa sabana. Pasamos de un escenario a otro como quien lee un trepidante best seller. No da tregua al lector metiéndonos con un lenguaje cercano a cada acto de la vida de nuestro protagonista. Es una historia a la vez mítica y trágica que nos enseña no solo una parte de la historia de Francia y su familia imperial sino también como estaba la situación del mundo europeo y el gran reino de los bravos zulúes. Para que esta historia sea atractiva no solo se centra en el aspecto más conocido para nosotros, es decir la historia europea, sino que nos fascina con las costumbres africanas, como era el mundo zulú, su forma de vida y subsistencia e igualmente nos explica como fue el gran antagonista de nuestro héroe, Shaka.

Este libro El último Napoleón, de Carlos Roca, editado por Nowtilus nos hace congraciarnos de nuevo con los grandes relatos de aventuras que han plagado la imaginación de nuestros antepasados y que desgraciadamente, en el mundo de la literatura actual, esta de capa caída. Volvemos a sentir de manera rápida y directa el pulso narrativo de escritores como Haggard con su eterno Allan Quatermain, o Mason con sus caballerosas cuatro plumas luchando contra el Madhi. Todo un lujo haber leído esta apasionante biografía pues he tenido la suerte de compartir junto a  Napoleón Luis Eugenio Bonaparte toda una serie de hazañas en un mundo en el que los héroes todavía existían y sabían luchar por su inmortalidad entre las afiladas y aceradas lanzas de aguerridos africanos.

Cuando llegue el momento del final de mi vida, volveré los ojos hacia el pasado sin miedo. […] No desarmes a mis enemigos, pero ayúdame a enfrentarme a ellos con dignidad y honor (Napoleón Luis Eugenio Bonaparte)